ONICOFAGIA (Morderse las Uñas)

La creación de hábitos son prácticas muy comunes en las personas. Sirven para mantener rutinas o para incluir en el día a día ciertas actividades que pueden resultar muy beneficiosas. El problema se encuentra cuando dichos hábitos ocasionan un daño hacia la persona y con el pasar del tiempo se vuelven excesivos, convirtiéndose en una patología, como es el caso de la onicofagia.

¿Qué es la Onicofagia?

El hábito de morderse las uñas resulta ser bastante común en la mayoría de las personas. Muchas veces resulta inofensivo y es fácil de vencer con un poco de fuerza de voluntad, pero su práctica excesiva y enfermiza, conocida como la onicofagia, puede ocasionar daños graves tanto para las uñas como para el organismo.

Es tanta la gravedad que es considerada como una patología psiquiátrica del nivel de los trastornos obsesivos compulsivos, la cual debe ser tratada con tratamientos especiales y en ciertos casos con ayuda psicológica. También se le considera una forma de autoagresión.

Síntomas

Los síntomas de esta patología empiezan con la necesidad compulsiva de morder las uñas y las cutículas. Se sabe que se padece de onicofagia cuando las uñas se ven realmente maltratadas por este hábito y por el simple de hecho de no estar consciente al momento de llevarlas. Generalmente son signos de ansiedad y nervios que no son controlados a tiempo.

Causas y factores de riesgo

Las causas de la onicofagia se encuentran relacionadas con las prácticas que se realizan para el control de estrés, ansiedad, nervios, rabia, entre otros. Además también se pueden ver implicados problemas familiares, traumas, autoestima baja y sentimiento de autocastigarse, siendo estos comportamientos inconscientes que posiblemente necesitarán ayuda psicológica a futuro.

Es muy importante que al darte cuenta que padeces esto y no lo puedes controlar, asistas a consulta médica para que el doctor realice el diagnóstico y te recete el tratamiento más adecuado a tu situación.

Consecuencias de la onicofagia

Las consecuencias que esta enfermedad puede traerte son graves si no se trata a tiempo. Afecta completamente el aspecto de tus uñas y de tus dientes, así como también la capacidad de controlar tus emociones de manera consciente y madura. De tal manera, al padecer onicofagia, se puede presentar alteraciones como:

Deformación de la uña

El constante mordisqueo de la uña ocasionará que se vea afectada sobretodo en su aspecto físico. La uña tendrá un aspecto descuidado así como también se verá totalmente deformada y débil, y en ocasiones extremas, se puede perder permanentemente.

Infecciones

Al morder la uña no solo generas daño en ella sino también en la piel a su alrededor. Dejas pequeñas lesiones que entran en contacto constante con suciedad que puede provocar infecciones bacterianas como la paroniquia.

Deformación y dolor en los dedos

La onicofagia puede producir deformaciones en los dedos debido a la falta de uña como la elevación de la piel a los borde de esta, formación de verrugas, etc., y también ocasiona dolor al ir arrancando la parte de la uña adherida a la piel.

Problemas bucales

Aunque no lo creas, morderse las uñas puede ocasionar debilitamiento del esmalte de los dientes así como también pequeñas fracturas en ellos. Por otro lado, si se comienza desde niño y no se trata a tiempo, podría ocasionar deformación en la mandíbula debido al movimiento inusual que se realiza para morder la uña.

Problemas sociales y emocionales

Esta práctica también trae como consecuencia sentimientos de vergüenza, tristeza y baja autoestima por la apariencia de las uñas, lo que puede interferir muy significativamente en las relaciones sociales de la persona. Puede que tenga miedo a no ser aceptado por los demás o a ser rechazado en entrevistas de trabajo por falta de seguridad en sí mismo.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza analizando la causa concreta de la creación del hábito. Esto varía dependiendo de la edad de la persona y del grado de compulsividad que tiene en morderse las uñas. Por ello hemos divido esta sección en tres partes fundamentales para que te guíes mejor en como poder tratar esta enfermedad según cada caso.

Onicofagia infantil

La onicofagia infantil no se considera como enfermedad si no como un simple mal hábito. Generalmente se produce en los niños de manera inconsciente al sentirse estresados ante algún cambio dentro de su entorno (mudanza, cambio de colegio, hacer nuevos amigos, etc.) o simplemente por imitar comportamientos de personas mayores.

Onicofagia Adultos

La onicofagia en adultos se debe a muchos factores, sobretodo psicológicos. Entre lo más comunes se encuentra no haber luchado contra el mal hábito a temprana edad o tener sentimientos de depresión, traumas, ansiedad, etc. y sentir que el morderse las uñas calma esos estados emocionales desesperantes.

Onicofagia extrema

Se entiende por onicofagia extrema cuando se exceden los límites de este hábito. Es realmente perjudicial ya que es considerado como un trastorno psicológico que amerita de terapia obligatoria. En este punto, la persona no puede vencer el mal hábito por sí misma y además puede que tenga la uña completamente deformada o sin rastros de ella.

¿Cómo puedo dejar de morderme las uñas?

¿No sabes qué hacer para no morderte las uñas?

Al momento de darte cuenta que padeces de esta enfermedad, lo primero que debes hacer es acudir a los dos especialistas que te ayudarán a superar dicho problema, el dermatólogo y el psicólogo. Ellos te dirán exactamente lo que debes realizar para seguir adelante con tu vida sin necesidad de recurrir a tus uñas en situaciones de estrés.

Consejos para dejar de morderte las uñas

Por otro lado, si quieres probar e ir avanzando por tu cuenta en dejar de lado este peligroso hábito, te dejaremos a continuación consejos realmente importantes que, si los cumples con determinación, te serán muy útiles para dejar de morderte las uñas de modo impulsivo.

  • Analiza las situaciones de estrés y ansiedad que te hacen morder tus uñas para evitar esta conducta en los casos que la provocan
  • Mantén ocupadas tus manos con cualquier otra actividad y respira profundo ante situaciones de estrés
  • Tal vez al evitar morderte las uñas, tengas la necesidad de masticar algo. Para esto, prueba comer goma de mascar cada vez que te den ganas de llevarte las uñas a la boca
  • Usa productos amargos en tus uñas. De esta manera el sabor desagradable que te provocará cada vez que lleves las uñas a la boca te quitará la necesidad de morderlas
  • Establece la meta de dejarte crecer las uñas y registra el avance diariamente. De esta manera te verás comprometido y sentirás satisfacción por todo lo que lograste

En el caso de un niño, es importante que se busque una actividad recreativa que lo haga distraerse de dicho hábito, así como también hablar con el detenidamente sin asustarlo o hacerlo sentir culpable para que entienda y poco a poco deje a un lado el mal hábito.

Métodos y Trucos para no morderse las uñas

  • La fuerza de voluntad es un punto clave para erradicar ese mal hábito, por lo que debes mentalizarte.
  • Puedes hacer un seguimiento del crecimiento de tus uñas, celebrar como un éxito cada semana que las uñas están más largas que la semana anterior.
  • Busca un sustitutivo, pero que sea saludable.
  • Sostén algo entre las manos, por ejemplo un bolígrafo, de manera que si sientes la tentación de llevarte las manos a la boca utilices el bolígrafo en lugar de tus dedos.
  • ¡No tomes estimulantes!
  • Hazte la manicura o ponte uñas postizas.
  • Si es invierno, intenta usar guantes habitualmente.
  • En otras épocas del año también puedes usar tiritas.
  • Mastica chicle.
  • Intenta mantener la mente distraída y ocupada.

Tratamiento

El tratamiento de la onicofagia dependerá del grado de compulsividad que se tiene al morderse las uñas. De esta manera, en casos leves como el de los niños o como el de los adultos que apenas están empezando con este mal hábito, sólo se debe tratar de buscar la solución con otras actividades que repriman dicho comportamiento o hacerlo ver como un acto desagradable.

De esta manera la gente generalmente recurre a los consejos dados en la sección anterior para empezar a cambiar dicho hábito de manera que no llegue a casos extremos en donde pueden aparecer las complicaciones de la enfermedad.

Ahora, con respecto a los casos más graves y extremos es sumamente importante que la persona asista primero a terapia psicológica para tratar el problema desde la raíz. De esta manera, el psicólogo lo ayudará a identificar el problema y a tratarlo con diferentes tipos de terapia como:

  • Terapia cognitivo conductual
  • Terapias de aceptación
  • Terapias para incrementar la autoestima
  • Terapia de inversión del hábito compulsivo
  • Terapias de control de estímulos

Paralelamente, la persona puede asistir a consultas con un dermatólogo para que le recete los productos y medicamentos necesarios para reconstruir la uña y la piel alrededor de ella. De esta manera la persona se verá más comprometida a cambiar su mal hábito desde ambas partes, mental y física.

Prevención: Cómo evitar morderse las uñas

Para prevenir esta enfermedad es necesario que se erradique el hábito apenas empiece a aparecer. Ya sea en niños o en adultos, si ves que se vuelve una manía llevarse las uñas a la boca busca inmediatamente remedios o ayuda profesional para suprimir ese impulso que puede perjudicarte o perjudicar a otros a largo plazo.

Remedios caseros y naturales

Son varios los remedios caseros y naturales que te ayudarán a eliminar poco a poco este terrible hábito. Es importante que, si la onicofagia que tienes es avanzada, los utilices al mismo tiempo que realizamos los tratamientos explicados anteriormente. Si no es así, con que apliques estos remedios todos los días, notarás cambios significativos en este comportamiento.

Infusiones relajantes

Como una de las causas de la onicofagia es el estrés y la ansiedad, tomar infusiones que te ayuden a relajarte resultan ser una excelente opción.

Aplica sabores amargos

Cuando consumes algo desagradable, lo común es no volverlo a probar debido a que el cuerpo rechaza dicha sensación. Viendo esto, puedes hacer combinaciones con aceites u otros ingredientes con sabor desagradable y aplicarlo sobre las uñas para que vayas creando un rechazo hacia este hábito.

Ajo, Guindilla o Aloe Vera

Aplicar ajo o guindilla directamente en las uñas puede tener el mismo resultado que los esmaltes pero más económico.

Productos para no morderse las uñas

líquido para no morderse las uñas

pintauñas y esmaltes para no morderse las uñas

Conclusión

Como has visto, morderte las uñas puede traer consecuencias realmente graves, pudiendo derivar en una infección. Además, hay que tener en cuenta que cuando nos ponemos las manos en la boca estamos facilitando la entrada de organismos perjudiciales a nuestro cuerpo.

Por lo tanto, si te muerdes las uñas, ten en cuenta que la higiene es muy importante. Lávate las manos con jabón con frecuencia.

Si sufres de onicofagia te recomiendo que sigas nuestros trucos y consejos para evitar morderte las uñas y que la cosa vaya a peor.

Utilizamos cookies propias y de terceros para garantizar el correcto funcionamiento del sitio y mejorar la experiencia del usuario. Si continuas utilizando este sitio estarás aceptando el uso de cookies. Política de Cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar